No hay nada más triste que los ataques anónimos.

Ayer en la noche alguien pasó bañando mi carro de aceite. Quisiera pensar que fue una mala broma sin ir dirigido personalmente, pero si no es así y alguien tiene algo que decirme, que me lo diga a la cara, y no detrás de actos cobardes como este.

No hay nada más triste y patético que aquellos que se esconden detrás de ataques anónimos. Pura cobardía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s