Hay que quitarle la política a los políticos

Ante los problemas políticos y sociales que estamos enfrentando, cometemos un error al reclamarle a los políticos actuales, cuando somos nosotros los que estamos fallando en desarrollar una política moderna. Por más trucos que se le traten de enseñar a un perro, nunca dejarán de ser exactamente eso, trucos, y ellos no dejarán de ser perros.

No es realista esperar que los políticos actuales cambien el sistema, cuando es el mismo sistema el que está estructurado para atraer la corrupción y proteger los interés de los que lleguen arriba. Los cambios no vendrán de arriba. A ellos les gusta las cosas tal cual están, si no es que les conviene que estén peor.

Un verdadero cambio en la política se dará únicamente cuando los liderazgos de la sociedad civil tengan mayor influencia sobre la ciudadanía que los políticos en el poder. El sistema que llamamos hoy en día democracia, ha perdido la esencia de los principios que unas vez fueron fundamentos del concepto. Hoy la democracia es equivalente a shows electorales, demagogos y compra de voluntades. Esta democracia ya no es garante de la libertad y la dignidad del ser humano.

La política moderna no se gestionará desde los curules legislativos ni las sillas presidenciales. No dependerá ni de leyes, ni decretos, ni ordenanzas o elecciones. Se construirá desde casa. Desde nuestras comunidades, nuestras empresas, nuestros grupos de amistades, nuestros sueños y ambiciones.

La política moderna será una política personal e individual, pero fortalecerá la cohesión del tejido social más que cualquier otro sistema. Dependerá de la iniciativa del individuo, pero requerirá de la cooperación social para fortalecerse y crecer. No podrá ser dirigida. Tendrá que surgir de cada uno de nosotros.

Surgirá cuando aprendamos a creer en nosotros mismos. Cuando aprendamos a apreciar la capacidad y el potencial que yace en cada uno de nosotros. Cuando nos demos cuenta, en conjunto, que el aspirar a cumplir nuestros sueños en todo lo que hagamos no sólo tiene el poder de cambiar nuestro propio mundo, sino la mayor fuerza de inspirar a aquellos a nuestro alrededor a superarse a sí mismos también.

Ante todo, es un cambio cultural, y si no ha sucedido aún, es porque nosotros no lo hemos iniciado.

Despierta. Los políticos no cambiarán. Si dejamos las cosas en sus manos, todo seguirá empeorando. Pero la chispa que puede iniciar el cambio de paradigma de lo que significa hacer política y lo que significa aspirar a crear una nueva sociedad está en nuestras manos hoy más que nunca.

Aspira a ser mejor en lo que haces. Aspira a hacer más de lo que crees posible. Aspira a inspirar a aquellos a tu alrededor a ser mejores personas. Solo así cambiará el mundo, y los políticos no tendrán más opción que seguir nuestro liderazgo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s