Mientras existan presos políticos, un rotundo NO a Petrocaribe

Rodrigo DiamantiLa noche de este miércoles 7 de mayo, ha sido arrestado Rodrigo Diamanti, presidente de la organización Un Mundo Sin Mordaza, por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) del régimen Venezolano. Un arresto injustificado que se suma a la persecución política de los líderes de la oposición, la captura de varios alcaldes y militares, allanamientos a las sedes de diversas organizaciones, la censura directa e indirecta de los medios de comunicación independientes, la represión violenta de las marchas estudiantiles y otras claras violaciones a los derechos de los ciudadanos Venezolanos.

Diamanti es fundador y presidente de Un Mundo Sin Mordaza, una organización internacional enfocada en la defensa de los derechos humanos, particularmente la libertad de expresión. Uno de los impulsores del movimiento estudiantil en Venezuela, es un ciudadano ejemplar que está dedicando su vida a la lucha por la defensa de los derechos de sus conciudadanos. Un líder digno de admiración.

El arresto injustificable de Diamanti termina de desnudar la tiranía del régimen Venezolano. Ninguna persona intelectualmente honesta que quiera llamarse demócrata puede negar que en Venezuela se han violentado todos los principios que sustentan la democracia y los derechos individuales. El régimen ha optado por la violencia, la persecución, la intimidación y la matonería para silenciar las voces de los ciudadanos Venezolanos y mantener el control de un país que se encuentra al borde del abismo a raíz de las catastróficas políticas de sus gobernantes.

Basta referirnos a grandes pensadores como Bastiat, Mises y Hayek para comprender lo que está sucediendo hoy en Venezuela. Bastiat nos exhorta a analizar tanto lo que se ve como lo que no se ve de las políticas públicas y las decisiones de nuestros gobernantes. Es decir, la importancia de entender que más allá de los objetivos expresos de estas políticas, las acciones que se toman desde el poder tienen consecuencias escondidas e imprevistas que generan peores problemas de los que buscan solucionar.

Mises expande sobre estos conceptos al explicar que al generar estas consecuencias negativas, los gobernantes recurren a nuevas intervenciones para tratar de solucionar los problemas que ellos mismos generaron, las cuales generan aún mayores problemas sociales, políticos y económicos, cayendo en un espiral intervencionista que lleva inevitablemente a la crisis. Hayek nos explica que es la arrogancia intelectual de los gobernantes que los hace ciegos a este proceso de inminente colapso del sistema político.

Hayek, premio nobel y uno de los más grandes y profundos pensadores sociales, describe el proceso mediante el cual esta crisis generada por el intervencionismo lleva al pueblo, en su desilusión ante los liderazgos tradicionales y su desesperación, a confiar en liderazgos antisistema, demagogos y mesiánicos que manipulan la realidad para justificar programas políticos que desarticulan la institucionalidad y el sistema de derechos ciudadanos sobre los cuales se sustentan la democracia y la libertad. Una vez emprendido este camino, no puede llevar más que al totalitarismo y la servidumbre del pueblo.

El resultado de este proceso no es solo el desmantelamiento de las protecciones a los derechos humanos y ciudadanos, resultando en la servidumbre del pueblo ante la nueva élite política, sino que implica también necesariamente el colapso productivo y económico de la sociedad. El poder y las riquezas de las nuevas élites las paga el pueblo con su pobreza y miseria.

Esta es la situación actual del régimen Venezolano, socio estratégico del gobierno entrante de El Salvador. Como ciudadano, como demócrata, como ser humano, yo no puedo aceptar que mi país se relacione y apoye a gobiernos dispuestos a construir sus tronos sobre la pobreza y el sufrimiento de su pueblo.

En la discusión actual sobre el ingreso de El Salvador a Petrocaribe, la discusión no debe centrarse únicamente en los aspectos económicos del posible acuerdo, sino en los aspectos humanos relacionados a ser parte de la red de apoyo internacional del régimen Venezolano. Espero recibir una respuesta clara de aquellos liderazgos políticos que se jactan de celebrar el nombre de Monseñor Romero, pero que maniobran para encontrar justificaciones al actuar del gobierno Venezolano. ¿Qué diría  Monseñor ante nuestro apoyo implícito a la violación de los derechos humanos en un país hermano?

Honestidad intelectual ante todo. Eduquémonos. Entendamos lo que está sucediendo a nuestro alrededor y parémonos firmemente en la defensa de nuestros principios.

Anuncios

3 Respuestas a “Mientras existan presos políticos, un rotundo NO a Petrocaribe

  1. No tiene justificación el silencio de tantos gobiernos democráticos (o autodenominados así) ante estos actos de represión a la población civil.

  2. Pingback: Mientras existan presos políticos, un rotundo NO a Petrocaribe | Noticias de mi Tierra·

  3. Si, mucho de lo que dice es cierto; pero entonces no deberíamos de hacer trato con Estados Unidos ya que las políticas e intervenciones de estos no son muy amigables ¿O si?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s